Powered By

Skin Design:
Free Blogger Skins

Powered by Blogger

jueves, octubre 04, 2007

Sueños Bizarros

Bienvenidos de nuevo al lado más flipante de mi mente, aquel que se desarrolla cuando estoy totalmente en brazos de Morfeo. No, ni yo soy gay ni Morfeo es mi novio, ¡grrrrrr!

Hoy os cuento lo que soñé ayer mismo, así que todavía lo tengo fresquito en la mente. Es un tanto absurdo, pero bstante gracioso.

En el sueño yo soy yo mismo, o sea que no tomo ningún tipo de rol. Cuendo empieza estoy en perdido en Madrid, bastante nervioso porque me han invitado a una fiesta de reencuentro con los antiguos compañeros de clase de la EGB y llego tarde. El resto de egurens que estuvieron en la EGB conmigo (Txus, Javi Rotten y KamiKaze) han puesto alguna excusa y no van, pero yo, no sé por qué, tengo que ir. Se va a celebrar en la casa de José Félix (AKA Felucho, ver el gran libro de los motes, con el que coincidí toda la EGB en el Colegio Mediterráneo, en el barrio de Villaescusa, donde también está su casa... muchas veces le veo todavía por allí; en el sueño tiene su aspecto actual) y se va a servir chuletones. Por pura casualidad encuentro una boca de metro de la línea 6, entro y salgo rápidamente en Villaescusa. Lo que es bastante raro, porque en Villaecusa no hay boca de metro y la más cercana es la de García Noblejas (línea 7).

Llego al portal de José Félix, subo a su piso y entro en su casa sin llamar ni nada. La casa es muy diferente a las que conozco de ese barrio, pues el salón es muy grande, como un salón de bodas. Está casi vacío, sólo hay unas pocas sillas de tijera de madera en el centro y está adornado cutremente con unas girnaldas y farolillos. También está José Félix en el extremo opuesto al que he entrado, al lado de un equipo de música igualito al mío, junto a una puerta cerrada. Está poniendo un disco que yo tengo (y que, por cierto, hoy mismo me lo ha devuelto mi hermano, que se lo había dejado), y que ya comenté por aquí, el single Daddy's gone for good de Ben Vaughn. Me acerco un poco mosqueado, le saludo y tal, pero veo que no es el mío, porque es una edición en picture disc. Le digo que yo lo tengo también, pero en vinilo blanco (mentira, lo tengo en vinilo negro!). Hablamos un rato de discos, le digo que no sabía que coleccionaba vinilos y tal. Dice que sí, que tiene unos cuantos, pero le quita importancia modestamente. Me dice que si quiero ver su colección, que la tiene en la habitación cerrada, que puedo pasar mientras él espera al resto de invitados.

Entro en la habitación y me quedo de piedra. Es bastante grande y tiene las paredes cubiertas de estanterias llenas de discos, y en el centro tiene unos muebles con más discos. Parece una tienda de vinilos, lo flipo. Empiezo a escabar y todos los que veo son buenísimos, muchos de ellos auténticas rarezas. Tiene una selección de música jamaicana que para sí lo quisieran los de Up-Beat. Y tiene de todas las músicas molonas: punk, surf, soul... ediciones originales.

Salgo al salón babeando y muerto de envidia. Veo que ha llegado una chica que no conozco y que está muy buena... pero buena, buena. Está hablando con José Félix al lado de la puerta por la que entré yo y cuando me voy a acercar a ellos, se apagan las luces. La única luz que hay es la que entra por la puerta abierta, en la que se puede ver la silueta de la chica. A pocos pasos de llegar vuelve la luz, pero la chica se ha convertido en una tía fea y hombruna, con pelusa debajo de la nariz. La miro con asco, me mira con asco y se va.

Acto seguido estoy sentado con José Félix y Pilar (otra del cole, también pasé toda la EGB con ella y también es de Villaescusa, aunque hace tiempo que la perdí la pista; en el sueño tiene el aspecto de la última vez que la vi, hará unos diez años, o más) en las sillas de madera. Estamos comiendo, pero en vez del chuletón prometido es un filetito un poco gordo servido en platos de plástico. Los cubiertos son también de plástico y nos apoyamos en las rodillas, por lo que nos cuesta mucho comer. Ya no va a venir más gente, por lo que estamos mosqueados.

Me despierto. Fin.

Related Posts by Categories



Widget by Hoctro | Jack Book

6 comentarios:

Ferrus dijo...

El sueño que es un ansia por conseguir las ilusiones perdidas, por ejemplo el sueño de que en villaescusa haya metro, o por conseguir ser un amigo especial de josefelix. El sueño de comer un chuleton y de conseguir discos inencontrables.

Von Kutren dijo...

Y no olvides el sueño de comerse a la Pilar esa o a una tia buena. Todos deseos frustrados, por cierto.

Anónimo dijo...

Volviendo al (en tu caso) socorrido tema del adolescente maltratado: suberticiamente colocas a la chica estupenda como pseudo protagonista del escaso pero improductivo sueño que tiene como protagonista absoluto a José Félix con el cual no solo coincides en cole, calle, línea de metro y deseos de salida (de metro), si no que también en discos cuyo principal merito es ser de colores lo cual dice mucho de la decoración y del sonido. El chuletón lleva al onanismo evidente y que el chuletón sea pequeño es por el tema de la falta de paquete de Hulk; no deja de ser un deseo reprimido. todo vuelve a luisa Lane y su amor por los pijamas. Desde la montaña.

César Alcapone dijo...

Ufff, sin psicólogos como vosotros estaría perdidito.
Lo que me molaría es que hubiera metro en Paredes de Nava, que es mi barrio.

Anónimo dijo...

debajo de la cama de felucho está realmente la buena colección en vhs y beta...

Anónimo dijo...

Pues yo lo que creo esq estás como una regadera... y q los sueños, sueños son, no hay q darles más vueltas. Un besín!!. Arancha (Pijamita)

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Posts mas Sexys